Saltar al contenido
Todo Destilados

Tequila

blue agave

El Tequila

 

El tequila es un destilado que se elabora a partir las piñas del agave, también llamadas maguey o mezcal. El agave es una planta de la familia de las agavóideas, Una subfamilia de las monocotiledóneas. Aquí encontrarás una lista con los 11 mejores tequilas del mercado.

Para la elaboración del Tequila tan solo se puede usar Agave Tequilana (Tequilana Weber), una variedad concreta. No es un cactus, como muchas veces se puede leer. Sus hojas puntiagudas pueden hacer recordar a uno de ellos, pero no están emparentados.

Las piñas de agave, llamadas así por su parecido a la fruta, se recolectan a los 7 u 8 años de haber crecido, se despuntan y se cuecen para transformar los almidones. A continuación, se fermenta para posteriormente ser destilado, normalmente en alambiques de acero inoxidable. Aquí puedes leer más sobre el proceso de elaboración del tequila más detalladamente.

agaves en México

 

Tipos de tequila

 

El tequila no necesita de ningún añejamiento en barricas, por lo que casi todo el que se encuentra en el mercado se embotella como blanco. Sin embargo, una gran cantidad de tequilas con reputación y éxito entre conocedores, pasa un tiempo de maduración.

El tequila que ha añejado en barricas de roble, obtiene un sabor y aroma más complejo y voluminoso, además de suavizar muchos de sus sabores más fuertes.

Para añejar el tequila, la capacidad de las barricas no debe ser superior a 600 litros, eso sí, el elaborador puede elegir entre barril americano o francés. Los toneles más utilizado son, como en el caso del ron, los que han contenido antes bourbon.

Si en la etiqueta de la botella podemos leer ‘’100% agave’’, el destilado será obtenido tan solo de las piñas de agave. Esto se aplica a todas sus distintas categorías.

Clasificaciones

  • Blanco o Silver: normalmente el tequila de calidad más básico. No necesita ser 100% agave (el mínimo está en 51%) y reposa máximo 2 meses en cubas de acero inoxidable o cubas neutras.
  • Joven abocado o gold: este tipo de tequila a recibido edulcorante (E150) y de ahí viene su ligero color dorado. Es en principio igual que el anterior, solo que coloreado. En teoría, podría ser una mezcla del blanco con otro de tipo reposado o añejo, pero es raro de ver.
  • Reposado: Para que pueda rezar en la etiqueta ‘’reposado’’ deberá haber pasado por barrica de roble un mínimo de 2 meses y un máximo de 12. Gana algo en carácter, redondez y complejidad, sin demasiada profundidad.

Piñas de agave

  • Añejo: Debe reposar en barril entre 1 y 3 años. Gracias a su tiempo en barrica, el destilado ha ganado en complejidad y sabores oxidados que lo hacen más interesante. Se puede apreciar muchas veces la vainilla, la redondez que la madera y el tiempo le aporta e incluso aportes de frutos secos.

A veces podemos encontrarnos con tequilas añejos con aromas y sabores como regaliz y pasas maduras. En este caso es muy probable que el espirituoso haya estado descansando en barricas de Jerez, que le aportarán notas de frutos secos y dulces muy agradables.

  • Extra añejo: Tequilas que han reposado más de 3 años en barricas, antes llamado muy añejo. Este tipo de tequilas son menos comunes. En general, este tipo habrá perdido mucha de sus características que llegan de serie y es que el paso del tiempo le añadirán esos aromas de roble y oxidación.

Aunque el tequila gana en complejidad cuando madura en barricas de roble, no lo hace como otras bebidas espirituosas. Su curva de maduración es más rápida y eso hace que los aromas y sabores de la madera sean demasiado pronunciados.

El Consejo Regulador de Tequila ofrece controles muy rígidos como por ejemplo controlar que el destilado no está manipulándose. En caso de sospecha, se puede llegar a confiscar.

¿Cómo beber el tequila?

 

El tequila se puede beber en sus cócteles clásicos como el margarita o tequila sunrise. También en chupitos o »caballitos» como se dice en México. Los tequilas de calidad alta, en copas adecuadas que harán destacar sus aromas.

Algunos de los elaboradores más conocidos

Estos son algunos de los elaboradores más conocidos de tequila, aunque existen muchos más. Si buscas información sobre los mejores tequilas, deberías leer el siguiente artículo.

José Cuervo

 

Fundado en el 1795, José Cuervo es la destilería de tequila más grande. Con una producción de unas 54 millones de botellas anuales. Aunque su producción es muy alta, el procedimiento es artesanal, se destila en alambiques tradicionales pequeños.

La mayor producción de esta casa va destinada a su tequila blanco más sencillo. El tradicional, guarda una calidad muy buena, mientras que el reserva de la familia es excelente con mucha influencia de la barrica por su larga maduración.

 

Sauza

 

Por volumen de producción, después de José Cuervo está Sauza, que elabora unas 40 millones de botellas anuales. Se fundó en el 1837 y su método de producción es sobre todo moderno (destilados en continuo) aunque sus mejores tequilas están destilados en alambiques tradicionales (pot still).

El volumen más grande de producción se lo lleva su tequila blanco. Los tequilas 100% agave Hornitos reposado y tres generaciones guardan una excelente calidad en el mundo de los tequilas.

La historia del Tequila

 

El tequila se empezó a destilar en algún momento en el siglo XVI. La primera persona que cultivó el agave para llevar a cabo todo el proceso hasta la destilación, fue Pedro Sánchez de Tagle. Fue en Santiago de Tequila es donde la mayoría de esta industria se desarrolló, aportando riqueza a la zona.

En esa época, al tequila se le llamaba vino mezcal, aunque tampoco era ciertamente tequila como lo conocemos hoy en día ya que se usaban diversas variedades de agave para su elaboración.

En el siglo XVIII dado su éxito, el tequila se empieza a elaborar en muchas partes de México. Incluso llega a los Estados Unidos de la mano del emperador Maximiliano I.

paisaje mexico agaves

El nacimiento del tequila

 

El tequila como lo conocemos hoy en día nació de la mano de José Antonio de Cuervo, cuando en el 1758 consiguió de parte del rey tierras en los alrededores de Tequila. Allí empezó a destilar a pequeña escala.

El rey Fernando IV, en el 1795, daría a José María Guadalupe Cuervo (hijo de José Antonio) la primera licencia oficial para elaborar el destilado llamado entonces vino de mezcal, la fabricación del espirituoso más famoso de México se puso en marcha a nivel industrial.

Fue sin embargo gracias a Don Cenobio Sauza al que le debemos la idea de elaborar tequila tan solo de la especie Agave Tequilana. Afirmaba que el destilado obtenido de esas plantas era superior al de otras, sus afirmaciones se harían oír y la zona se convertiría en un monocultivo.

Debido al éxito que el licor mexicano cosechó, el rey Carlos III impuso restricciones en la elaboración y venta de tequila. El motivo principal era la competencia que veían en el brandy español. Esto cambiaría en el 1812 con la independencia de México.

Jalisco convertiría su economía del siglo XIX en el cultivo de agave. Aunque no solo sería Jalisco el estado que cultivara esta planta, muchos más empezaron a elaborar vino de mezcal y acabaría dando paso a lo que conocemos hoy en día como los estados productores de tequila que son Nayarit, Guanajuato, Michoacán y Tamaulipas.